Imprimir

Juan Miguel Díaz: "La mesa camilla ha evolucionado y ahora se hace de muchas formas"

Escrito por soydemalaga.com.

juan-miguel-diazComo la suya quedan pocas en Málaga. Este diciembre se cumplirán 35 años de la apertura al público por primera vez de la Carpintería Carpio, un negocio familiar que, pese a los importantes cambios que está experimentando la Barriada de Huelin, sigue subsistiendo fiel a su profesionalidad y calidad de los materiales. Su especialización en mesas camilla lo han convertido en un referente para particulares y casas de muebles y decoración en la Costa del Sol...

http://carreteradecadiz.diariosur.es/gente-cercana/2009-04-20/juan-miguel-diaz-quotla-mesa-1207.html

 

 

La fabricación de mesas camilla distingue a su carpintería del resto. Algunos pensarán que es un mueble anacrónico, sin embargo, siguen teniendo salida...
Es cierto que la mesa camilla es un mueble tradicional, asociado a otras épocas. Pero aquí, aparte de las clásicas redondas, las hemos hecho por encargo de casi todas la formas geométricas. Concretamente, las rectangulares tienen bastante salida, porque al hacerlas más bajas permiten ponerlas delante del sofá sin que obstaculice nuestra visión del televisor. Al verlas, mucha gente dice: 'Mira, ahora se llevan rectangulares', sin embargo llevamos fabricándolas desde los años 80.

 

¿Cómo ha evolucionado el negocio desde que su padre, Miguel Díaz Gallego, abriese esta carpintería por primera vez en diciembre de 1974?
Se inauguró con un solo local y en 1990 lo ampliamos con el alquiler de otro contiguo a éste porque las cosas iban realmente bien. El negocio iba a más, hasta el día en que cortaron la calle Carpio. No se me olvidará, fue en octubre de 2006. Esa fecha marca un antes y un después en la historia de este negocio.

 

La mesa camilla es un producto de temporada y Málaga no es una ciudad especialmente fría, ¿qué otras alternativas plantea el negocio para resistir los meses cálidos?
Es cierto que las mesas camillas son nuestra principal apuesta y con un invierno tan frío como el que hemos tenido este año, puede servir para crear un buen colchón económico para el resto del año. En verano hacemos estocaje y si se ha dado bien la temporada vivimos de los seis meses anteriores. La caída de ventas en verano llega al 50 por ciento. No obstante, fabricamos otros productos, como sillas de enea, pequeños muebles auxiliares e, incluso, bastones. También atendemos pedidos que nos demandan particulares.

 

¿Quiénes son sus principales clientes?
Casi el 50 por ciento de nuestros clientes son profesionales. Trabajamos con tapiceros, con otros carpinteros, pero también con tiendas de decoración tan importantes en Málaga como Atrium, Albaida y Gastón y Daniela. Nosotros intentamos dar forma a lo que sus clientes le piden. La verdad es que difícilmente podríamos mantener este negocio solo con los pedidos de los particulares y de la gente del barrio. Desde que cortaron la calle, el mercadillo de Huelin lo trasladaron a los terrenos de Repsol, y el centro de salud se lo llevaron hace cuatro años por aquí no pasa casi nadie. Ahora mismo, sólo nos queda el mercado de Huelin, pero ¿hasta cuándo? Yo ya no sé qué pensar.

Escuchándole hablar así, parecería que su negocio tiene los días contados...
Con estas circunstancias no se trata de querer, sino de poder. Llevo 25 años en el oficio y me quedan 18 más para jubilarme y ¿quién sabe?. Me gustaría que las cosas fueran de otra forma, pero siguiera los locales son nuestros y tenemos que seguir pagando puntualmente los alquileres.

 

¿Cree que el metro puede contribuir a revitalizar el entorno?
Ahora mismo, el único acceso a la calle Carpio es por la Iglesia de San Patricio o por Héroe de Sostoa y si con el metro convierten en semipeatonal esta última vía, entonces si que ya no pasará nadie.

 

¿Por qué cree que la gente sigue viniendo a su carpintería?
Creo que es el boca a boca lo que sigue funcionando bien, porque, la verdad, publicidad no hago.

 

¿Qué proyectos importantes tiene entre manos?
Precisamente, ahora trabajamos en un proyecto que nos ha encargado el Aula del Mar, con la elaboración de unas vitrinas con un diseño adaptado a las necesidades de este servicio. Igualmente, hemos tenido pedidos importantes de otros organismos, como el que nos hizo una vez el Ayuntamiento de Alhaurín El Grande con la fabricación unas mesas para la celebración de un evento municipal.

¿Cómo le ha afectado la apertura de grandes superficies comerciales especializadas en el mueble y la decoración, tipo Ikea?
Pues mucho y mal. Los productos que ofrecen no siempre tienen una gran calidad. Nosotros podemos ofrecer mesas baratas, porque se realizan con aglomerado, pero siempre tienen la garantía de su fabricación. Además, si alguien quiere algo con una madera excepcional, también lo hacemos. En la actualidad, la gente se deja llevar por el consumismo y lo consumible. Las nuevas generaciones no tienen memoria y compran lo primero que le meten por los ojos; anteponen la estética a la calidad.

 

 

design by icbrg estudio grfico